miércoles, 7 de septiembre de 2016

WALTER DE LA MARE: 2 POEMAS PARA NIÑOS (Versiones de Eliseo Diego)

(En la foto, William Butler Yeats y Walter de la Mare, por Lady Ottoline Morrell)

Poco traducido al español, Walter de la Mare (1873-1956) fue un escritor inglés muy apreciado por su poesía y sus cuentos de Terror.
Según Eliseo Diego, autor de las versiones que presentamos a continuación, el tema central que obsesionaba a de la Mare era la vulnerabilidad de la inocencia: “…jamás insultó a los niños rebajándose a su «tamaño», como hacen algunos. Es más, cierta vez afirmó: «Lo mejor no es bastante bueno para ellos». Palabras que muy bien pudo haber dicho José Martí. Véase, si no, su La Edad de Oro (Eliseo Diego. Conversación con los difuntos)”.
H. P. Lovecraft escribió en su ensayo El horror sobrenatural en la literatura: “La obra del poeta Walter de la Mare merece los más altos elogios como la de un vigoroso artesano para quien el mundo invisible y místico es una realidad cercana y vital. Era un poeta cuyos versos fantasmales y exquisita prosa están sellados con las huellas de una misteriosa visión que cala hondamente en las esferas veladas de la belleza y las tremendas y escondidas dimensiones del ser humano (Supernatural horror in literature, 1927, revisado en 1936).


¡Ay de mí!

¡Ana, corre, Ana, ven!
¡Ana, ven tú también!
Hay un pez que nos habla
dentro de la sartén.
Afuera del aceite,
claro como un cristal,
alzó su boca y dijo:
«¡Ay de mí, por mi mal!»
¡Oh, qué triste, qué triste!
«Por mi mal, ¡ay de mí!»
Volvió luego a sus chispas
y hundióse al fin allí.


La pequeña Fina T.

Es la cosa más rara,
así ninguna fue,
lo que Fina T. come
se vuelve Fina T.
Potaje y mermelada
o lascas de majá,
tortuga o merenguitos,
a ella qué más le da;
vacío queda el plato
aunque el Sr. Sinfín
comparta la comida
con Doña Retintín.
Alegre y menudita
y pulcra se la ve,
y todo lo que come
se vuelve Fina T.


Alas, Alack!

Ann, Ann!
Come! quick as you can!
There's a fish that talks
In the frying-pan.
Out of the fat,
As clear as glass,
He put up his mouth
And moaned 'Alas!'
Oh, most mournful,
'Alas, alack!'
Then turned to his sizzling,
And sank him back.


Miss T.

It's a very odd thing-
As odd as can be-
That whatever Miss T. eats
Turns into Miss T.
Porridge and apples,
Mince, muffins and mutton,
Jam, junket, jumbles
Not a rap, not a button
It matters; the moment
They're out of her plate,
Though shared by Miss Butcher
And sour Mr. Bate;
Tiny and cheerful,
And neat as can be,
Whatever Miss T. eats
Turns into Miss T.


VISITA LA 
Pequeña guía turística de literatura para frikis, fantasmas y moribundos:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...