sábado, 10 de octubre de 2015

RETRATOS DE NIÑOS MUERTOS EN EL MÉXICO DE LA COLONIA Y SIGLO XIX

LA MUERTE NIÑA EN EL ARTE VIRREINAL
Desde hace varios siglos se lleva a cabo la tradición de retratar a los niños que se acaban de morir. Durante la época de la colonia, en la Nueva España se realizaron notables pinturas con ese tema.
El siguiente cuadro, cuya leyenda nos dice que se trata de “El niño D. José Manuel Cervantes y Velasco” y que murió a los ocho meses y veintiún días de nacido, fue pintado en los primeros años del siglo XIX, aunque se relaciona más con la iconografía del S. XVIII. Se desconoce quien lo pintó. Mide 62 por 83 cms:
A niño difunto, ángel seguro, se creía. Por eso en los funerales de párvulos se tocaban las campanas de modo festivo, no lúgubre. 
Los cadáveres retratados estaban vestidos barrocamente de arcángeles y lucían coronas de flores o de hierbas odoríferas, 
Así fue representado el niño Mariano José del Río y Gallo, quien murió en 1802 a los 2 años:
El niño D. Thomas María Joachín Villas y Gómez murió y fue pintado en 1760:
SIGLO XIX
Los siguientes dos cuadros fueron pintados varias décadas después que los anteriores, ya en pleno siglo XIX, y muestran otra representación de los 'angelitos', retratados de pie, en un momento de su vida. En este tipo de cuadros es común que se presente al niño con más edad que la que tenia cuando falleció.
La niña Maria Arochi y Baeza murió de nueve meses, pero en su retrato de factura anónima parece de 3 años, jugando con un carrete de hilo:
El retrato de la niña Maclovia Ruiz fue pintado en 1862  y también la representa viva, agarrando una flor:
Miguel Herrera pintó en 1746 el retrato de la niña María Josepha Aldaco y Fagoaga, muerta ese mismo año:
Niña Petrita Jiménez, 1873:
       
Niño Aurelio Camarena:
Jose María Estrada pintó a la difunta niña María Micaela de los Ángeles:
El mismo pintor realizó el siguiente retrato de una niña muerta, y se le atribuye también el del niño con la camisa a cuadros. Dos obras de gran intensidad y belleza. A mediados del siglo XIX se buscaba el realismo en la representación y el parecido con los fallecidos:
La niña Magdalena Gallardo murió a los 21 días de nacida, según cuentan las palabras escritas en su retrato:
Niño Bernardo de Mier y Almendaro:
Ocho años y medio tenía Domingo Francisco Jabier Emigdio de Jesús Padilla cuando murió, en 1846:

LA MUERTE NIÑA EN EL SIGLO XX Y EL ARTE POPULAR
Julio Castellanos: ÁNGELES ROBACHICOS (1943):
Arnulfo Mendoza: EL NIÑO ESCOGIDO (1992):
Juan Antonio Arteaga: 24 HORAS EN LA VIDA DE LUCÍA (1987):
Entierro de angelito. Barro de Oaxaca:
Fuente de los muñecos. Puebla. Barrio de Xonaca. Cuenta la leyenda que fue construida en el pozo donde fallecieron ahogados los dos niños representados en ella:
Gran parte de los datos e imágenes para esta entrada fueron sacados de la revista Artes de México No. 15 (Primavera de 1992): "El Arte Ritual de la Muerte Niña":
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...