lunes, 6 de agosto de 2012

DAMIEN HIRST

Cadáveres de animales conservados en formol, corderos crucificados o rezando, tiburones con las fauces abiertas, alas de mariposas formando cuadros que recuerdan a vitrales góticos, cráneos incrustados de diamantes, todo ello preparado de forma limpia y cuidadosa, son algunas de las extravagancias de Damien Hirst (Bristol, 1965), uno de los artistas vivos más conocidos.
Aunque su fama está más ligada al show mediático y a lo supuestamente mórbido de su obra, lo cierto es que la trayectoria de Hirst es seria, y que su propuesta está entre las más interesantes de fin de siglo.
Si por un lado el uso de materias orgánicas lo emparenta con otros artistas contemporáneos (Como otros del YBAs, grupo al que perteneció el mismo Hirst; Günter Von Hagens, los mexicanos de SEMEFO y Teresa Margolles, o los argentos Ricardo Longhini y el grupo Carne ser vida), por otro lado recuerda al arte precolombino (remember el arte plumario, los cráneos con narices de obsidiana y ojos de concha o cubiertos de jade, los tzompantlis, etc.). Ejemplo máximo de esto, es una de sus últimas creaciones, un cráneo recubierto de diamantes, la obra de arte más cara del mundo...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...