domingo, 14 de noviembre de 2010

2 MONSTRUOS PREHISPÁNICOS: LA LLORONA Y NUESTRO SEÑOR EL DESOLLADO

Entrada dedicada a doña Socorro, que hoy cumpliría cien años si aún estuviera viva...
(Museo Nacional de Antropología II)
1 CIHUATETEO, LA LLORONA
Las cihuateteo son los fantasmas de las mujeres muertas en parto, que se aparecen en las noches vestidas de blanco, con pelo negro y largo, y la cara descarnada. De lejos su femenina silueta y su blanco ropaje seducen al que las ve, quien al acercarse es devorado:

Damas del agua, siempre hay un río visible o subterráneo por ahí donde se aparecen:

Los mexicanos creían que había 4 postrimerías o destinos para los difuntos. La mayoría iban al Mictlán, donde tenían que pasar varias pruebas.
Los nonatos y niños muertos iban al mítico árbol central, cuyas raíces mantenian unida a la tierra y cuya copa sostenía la cúpula celeste. Los frutos que da este árbol son grandes tetas llenas de fresca leche.
Los muertos por causas relacionadas con el agua o el rayo, ahogados e hidropésicos, iban al Tlalocan, que Tlaloc, dios del agua, había diseñado para ellos. Es como pasarse la eternidad vacacionando en Isla Mujeres.
Los que morían en la guerra y las que morían en parto o embarazadas eran reclamadas por Huichilopoztli, el dios guerrero colibrí. Se suponía que el bebé con el que morían era el equivalente a los presos que hacían los guerreros. De día, los guerreros convertidos en colibrís, y las muertas en parto convertidas en mariposas, seguían en colorida corte al sol. Al anochecer, los guerreros acompañaban al sol en su viaje al inframundo, para ayudarlo en la batalla contra los dioses de la muerte, mientras las muertas en parto se convertían en cihuateteos, las famosas lloronas, y se esparcían por la tierra a hacer de las suyas:

Las lloronas fueron muy representadas en obras de arte. Se conocían varias cihuateteos, con diversos nombres e historias. Este ejército de mujeres fantasmas era comandado por Itzpapalotl, Mariposa de obsidiana, la primer mujer que murió de parto. Su símbolo, la mariposa nocturna.


Comerse a noctámbulos calientes y despistados, seducidos por su hermoso cuerpo y atraídos con engaños; robarse niños, o dormir a las madres que están amamantando para, convertidas en serpientes, poner su cola en la boca del bebé para que no chille y su boca colmilluda en la teta materna para beber su leche, todas las noches hasta matar al niño de hambre; son algunas de sus fechorías.
También tienen su lado bueno: Protegen a las embarazadas y, al igual que las banshees irlandesas, avisan llorando de próximas desgracias, para que los vivos puedan protegerse con antelación. Una de estas cihuateteos fue la que, paseando por las calles/canales de la Veneciana Tenochtitlán y gritando ¡Aaay mis hijos, ¿a dónde los llevaré?!, les avisó a los Aztecas de la pronta invasión española y la destrucción de su patria. En la colonia se siguieron apareciendo las cihuateteo, mezcladas con la leyenda de la Malinche y de la indígena madre de los primeros mestizos, que ahoga a sus hijos cuando el padre español la abandona: La chingada.

Las cihuateteo eran semidiosas, favoritas de los dioses con poderes negados a los demás. Por eso se creía que los dedos de una muerta en parto eran mágicos, e incluso los familiares de aquellas difuntas tenían que hacer guardia durante varios día en sus tumbas, para que los cadáveres no fueran profanados.
"En vez de lágrimas, llora saliva. Si su grito se oye cerca, está lejos, si su grito se oye lejos, está aquí" Eso dice un escritor en su famoso poema sobre estas erinias .
Ah, y estas no son vampiros. No hay estaca, ni ajos, ni crucifijos, ni nada que sirva contra estas semidiosas asesinas.
COATLICUE, LA DE LA FALDA DE SERPIENTES
Símbolo dual de la tierra, que es cuna y tumba, vagina dentada que nos engendra y nos devora, la cihuateteo está relacionada con la diosa Tonatzin, nuestra madre (la actual virgen de Guadalupe), con Cihuacoatl (el monstruo femenino que es la tierra, con cientos de bocas y ojos) y con Coatlicue, la de la falda de serpientes, la madre virgen del dios de la guerra, Huichilopoztli, el colibrí. Aquí, una representación de doña Coatlicue:

Junto con el calendario Azteca (que es más usado oficialmente, pues no es tan gore), la gran estatua de la Coatlicue que está en el Museo Nacional de Antropología es la obra de arte más famosa de los aztecas. Los españoles la odiaban, pero, temerosos, decidieron no destruirla, sólo amputar ciertas partes, y la encarcelaron en los sótanos de la catedral, como a un dios vencido. Por cierto, uno de los que decidió su encierro, fue un sacerdote famoso por chingar a mi novia, la gran poetiza (primero sueño, señores) Sor Juana, e imponerle el voto de silencio:
Cruel como una obra de H. R. Giger y religiosamente escatológica como los cristos sangrantes, esta Coatlicue es una especie de escultura-libro, resumen de la cosmogonía mexica. Su cabeza ha sido cortada. De su cuello degollado salen chorros de sangre que, convertidos en 2 serpientes, se encuentran como en un beso, formando una nueva cabeza. Sobre sus desnudas tetas, un collar hecho de corazones y manos cercenadas. Abajo, una falda de serpientes vivas y tejidas, una de ellas le sirve de cinturón, y un cráneo de hebilla. Hasta sus brazos y piernas se han convertido en víboras, cuyos colmillos hacen de garras:



A inicios del siglo XX, el prematuramente fallecido Saturnino Herrán representó a México con un Cristo absorbido por la Coatlicue, y un collar de cempoaxóchitl, la flor de los muertos:

2 XIPE TOPEC, NUESTRO SEÑOR EL DESOLLADO
Símbolo de la tierra en invierno, a la cual le hace falta su piel (las plantas, muertas por el frío), Xipe Topec, el desollado, es el dios al cual están ligados algunos de los sacrificios más sangrientos.
Según algunos cronistas españoles (En cuyo testimonio no hay que confiar, es como oír a Bush decir que Irak tiene armas biológicas), se cubría a una escultura de Xipe Topec, el casi niño, con una piel humana real, arrancada a un joven elegido, en cruenta ceremonia. Y es vestido con esta piel de un sacrificado que se suele representar al dios:




Alimentada y fertilizada con nuestra sangre, la tierra puede volver a parir frutos, comida. Nuestro señor Xipe Topec cubre su carne viva de una piel de flores, ramas y verduras, y se convierte en el bueno de Xochipili, el dios de la primavera:


(Nicolás L. C.)
Museo Nacional de Antropología I: DIVERSIONES Y ANIMALES EN EL ARTE PREHISPÁNICO.

8 comentarios:

вℓoo∂ʏƆαρρʋccɛттo dijo...

Super aportación; tenía conocimiento de algunas cosas pero otras tantas no tenía ni idea.

Simplemente genial.

Saludos.

Saturno dijo...

eres grande don muerte, me late un chigno leer sobre nuestra cultura, gracias \m/

Puroshuesos dijo...

Gracias. Notas agregadas a la entrada:
"Las cihuateteo eran semidiosas, favoritas de los dioses con poderes negados a los demás. Por eso se creía que los dedos de una muerta en parto eran mágicos, e incluso los familiares de aquellas difuntas tenían que hacer guardia durante varios día en sus tumbas, para que los cadáveres no fueran profanados.
Ah y estas no son vampios. No hay estaca, ni ajos, ni crucifijos, ni nada que sirva contra estas semidiosas asesinas".

Puroshuesos dijo...

la gran estatua de la Coatlicue que está en el Museo Nacional de Antropología es la obra de arte más famosa de los aztecas. Los españoles la odiaban, pero, temerosos, decidieron no destruírla, sólo amputar ciertas partes, y la encarcelaron en los sótanos de la catedral, como a un dios vencido. Por cierto, uno de los que decidió su encierro, fue un sacerdote famoso por chingar a mi novia, la gran poetisa (primero sueño, señores) Sor juana, e imponerle el voto de silencio:

Obliterator dijo...

Excelente la descripción de la Diosa Coatlicue, realmente gore su aspecto, además que las serpientes enroscándose por todas partes le dan un aspecto aún más feroz.

Se podría decir que las lloronas y su líder Coatlicue son como las gorgonas de la mitología griega.

Adis Eduardo dijo...

Tío es interensante esto de saber de nuestra cultura prehispanica

Anónimo dijo...

en estemomen to es para pensar para reca pasitar y llo soy uno de voto ala satisima muerte tu ke eres invensible in mortal llo creo en ti confio en y tengo fe en y oy de voto tullo santisima muerte este momento eskuando mas tenececito para ke me allu des arregresar conmi esposa jannette cintron serrano 18 1961 02 picis y para ke me alludes en contrar trabajo se nora no medes anpares eso me aharia vien felis si tu ases ke mi esposa regrese con migo llo voy estar vien agradecido madre mia proteje me de todos los malos pen samientos de santeria brujeria paleria alejame delas malas lenguas ke sime miranmal ke se bolten para otrolado ke train armas ke no las usen ke si kieren ablar mal de mi ke semuerdan la lengua tedoy gracias santisima muerte protej mi hogar mi familia.

Sergio Jiménez Figueroa dijo...

UN GRAN BLOG.
Gracias¡¡¡

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...